“El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es?” 
Jeremías 17:9 (NTV)

Hay una pregunta fundamental en la vida que resalta sobre todas las demás.
¿Quién tendrá la última palabra en tu vida?
¿Qué fuentes te ayudarán a determinar tus valores? ¿Serán tus padres? o ¿Tus compañeros? Tal vez ¿Tu escuela o los libros que lees? ¿Qué tal las películas o los programas de televisión que ves o las canciones que escuchas?
Dios permite que tomes la decisión. Nos da libre albedrío.
La mayoría de nuestras opciones provienen de tres fuentes diferentes.

PROPIAS: Podemos depender de nosotros mismos para que nos digan que hacer. Pero hay un problema con eso. Estudio tras estudio revela que nuestra percepción tiene mayor probabilidad de estar incorrecta, que de estar correcta. De hecho, algunas veces nos mentimos a nosotros mismos. En Jeremías 17:9, la Biblia dice, “El corazón humano es lo más engañoso que hay, y extremadamente perverso. ¿Quién realmente sabe qué tan malo es?” (NTV).

EL MUNDO: Podemos depender de lo que otras personas creen para determinar nuestros valores. El problema es que el mundo a menudo valora las cosas equivocadas. Por ejemplo, el mundo enfatiza la belleza sobre el carácter, o nos dice que persigamos lo que se sienta bien, o declara que el que tenga más posesiones gana. Somos bombardeados con estos valores terrenales por todos los medios –Tanto que es fácil pensar que Dios nos puso en este planeta para vernos bien, sentirnos bien y tener cosas. ¡Pero nada podría estar más lejos de la verdad!

LA PALABRA DE DIOS: La palabra de Dios es objetiva y confiable, al contrario de nuestras propias percepciones o las opiniones del mundo. La Palabra de Dios dice, 
“Si ustedes se mantienen fieles a mi palabra, …conocerán la verdad, y la verdad los hará libres” (Juan 8:31-32 DHH).
Después de leer sobre estas opciones, ¿Dónde buscarás para determinar tus valores? ¿A cuál elegirás para que sea la autoridad total en tu vida?
¿Quién tendrá la última palabra en tu vida?

Feliz y bendecido día .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *